¿Se podría decir en estos tiempos que el diseño gráfico es importante?

En nuestros días se ha desarrollado un debilitamiento y un descrédito hacia el Diseño Gráfico y quizás todo se deba al facilismo con el que se piensa han sido concebidas y expuestas las distintas ideas existentes en la base de la abstracción, fuente que es la base del minimalismo, siendo esta una de las razones para alcanzar el menosprecio y la indiferencia con la que se valora un buen concepto gráfico dentro del marketing y de la publicidad.

Si casualmente eres de los que piensan que un diseñador solo llega a definirse por aptitudes con las que cuenta para crear formas mediante el dibujo o digitalmente, colorear, destacar textos o elementos gráficos con efectos u opciones elementales en cualquier software de computadora entonces déjanos decirte que estás equivocado.

Esa tan solo es la referencia de alguien que conoce tan solo de elementos gráficos para utilizar, mas no que en realidad es capaz de explotar el campo del diseño gráfico como una profesión.

El arte y la creatividad no solo han venido a definir al Diseño Gráfico hasta la actualidad, sino que el constante fomento de las actividades que tienen relación con el verbo “diseñar” han conllevado a la promoción de la Comunicación Visual. En otras palabras, un diseñador puede ser definido como un comunicador visual innato.

Por medio de los elementos básicos del Diseño: forma, color y tipografía, un comunicador visual tiene la capacidad de revelar la esencia de cualquier identidad que se haga presente dentro del mercado y por ende incidir en sus características, gustos, atributos, entre otros, a fin de dilucidar mediante signos y símbolos el significado que la define.

Dicha labor principal no es capaz de dejar a un lado la dirección específica hacia determinado público. De modo que, este debe ser definido, sobre todo para lograr establecer la sinergia de empatía que se supone debe prevalecer. Nadie llega a crear un logotipo, isologotipo o imagotipo tan solo teniendo conocimiento del rubro y nombre de una empresa.

Un diseñador se encarga de hacer una labor de investigador y de recaudador de información que contenga todo tipo de datos a fin de establecer los referentes creativos de inspiración que lo conduzcan a establecer lo que serán las primeras propuestas visuales de lo que en el futuro representará gráficamente a la empresa.

Del mismo modo en que lo expuso el famoso diseñador y tipógrafo de origen alemán Otl Aicher: “El diseño ilustra la filosofía técnica y económica de una empresa, y la imagen de ésta revela el carácter de la misma, define su mentalidad. El diseñador es el filósofo de la empresa, el que, sea cual sea dicha mentalidad, la hace perceptible”.

En otras palabras, para un buen diseñador no existe un imposible al momento de hacer una representación visual, lo que pone de manifiesto no solo los conocimientos con los que esta cuenta académicamente, sino toda su experiencia por medio de la cultura visual que acarrea consigo: cada uno de sus días en las calles y la cotidianeidad de siempre estar empapado de la cultura proveniente de una sociedad que ha llegado a reflejarse en el hecho de estar enfrentada y establecida en un consenso continuo de la mano de distintos clientes que llega a abordar.