130901022828487492

El retoque fotográfico se tambalea entre la ética y el perfeccionismo

Los diseñadores gráficos tienen en sus manos el rol de representar ideas de manera gráfica y estética para que sean fácilmente percibidas por el público general, en este afán se ha llegado a “maquillar” excesivamente las cosas lo cual ha generado una gran controversia, sobre todo cuando se trata de la apariencia física de una persona. Actualmente existe una ola de detractores de esta práctica por considerarla superficial, muchos personajes y organizaciones se han manifestado en defensa de la belleza natural, entre ellos irónicamente el reconocido sitio de entretenimiento para adultos: Bangbros.

¿Perfección imposible?

Muchos consideran que al alterar de una manera drástica las facciones y curvas de una persona, como es el caso de los famosos, se crea un ídolo falso con una imagen inalcanzablemente perfecta, lo cual conlleva a que sus fans puedan tener problemas de aceptación y puedan terminar con trastornos de salud. Tras toda esta polémica se ha formado un movimiento feminista en contra del abuso del retoque digital, buscando fortalecer la autoestima y apoyando la aceptación del cuerpo tal y como es, con sus virtudes y defectos.

El movimiento entre las famosas

Varias famosas de diferentes industrias se han pronunciado, entre ellas se encuentra la hija de Bruce Willis y Demi Moore, Rumer Willis, cuando fue publicada una foto suya con una afinación significativa de su mandíbula y al publicar su protesta a través de las redes sociales, aseguró que para ella esto era un tipo de bullying que no apoyaba.

Otra propulsora del movimiento anti-retoques es la cantante y actriz Demi Lovato, quien hace algunos años sufrió de un fuerte episodio depresivo pero tras su recuperación se volvió incluso más fuerte, ahora publica fotos en su cuenta de Instagram mostrándose tal y como es al natural, asimismo como lo ha hecho Cameron Díaz quien hasta publicó un libro donde habla de su experiencia aceptando su envejecimiento; con esto ambas se convirtieron en embajadoras de la aceptación propia.

¿Ética o perfección?

Ahora, qué posición debería tomar el profesional del diseño gráfico, entendiéndose que su trabajo final debe ser visualmente atractivo. Como punto de equilibrio se debe comprender el límite ético entre el retoque y la desfiguración del sujeto, por supuesto no se puede descuidar la esencia de su papel en la industria publicitaria pero siempre debe existir respeto hacia las personas para evitar pronunciar más sus complejos o incluso creando estereotipos prácticamente imposibles de imitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *