El diseño gráfico da a provecho del mindfulness y de la meditación

La meditación y el mindfulness son prácticas que posiblemente nos parecen ajenas al mundo de la creatividad y del diseño, pero en la actualidad se encuentran encaminadas hacia el flujo de las más recientes formas de comunicación visual en medio de los cambios importantes y constantes a nivel mundial.

La pandemia, las crisis económicas de los países, entre otros aspectos nos han hecho cuestionar la manera en la que se consume y lo que se consume. También nos encontramos replanteando la manera de cuidarnos nuestro cuerpo y nuestra mente y en cómo nos relacionamos con los demás. 

El ritmo de vida en conjunto con el estrés, nos impulsa a buscar otras alternativas con las que podamos adaptarnos al cambio y lograr calmar nuestra mente. Un ejemplo de ello es practicar mindfulness y meditación. 

Quizás podamos verlas ajenas a la creatividad y al diseño y en cambio más cercanas a la espiritualidad, aunque los diseñadores se están apoyando en ellas con la finalidad de potenciar su creatividad. En simultáneo, el diseño se ha mantenido apoyando el desarrollo y difusión del conocimiento de estas prácticas de meditación.

La meditación y el mindfulness

Cuando se traduce al español la palabra mindfulness es posible entenderla como atención plena, con dicha práctica lo que se persigue es prestar una atención plena e intencional hacia la experiencia de un momento. 

En el caso de la meditación, esta se trata de una disciplina que no es reciente pues data de miles de años, con ella se busca la claridad mental, el desarrollo de conciencia, la observación de nuestros pensamientos y sentimientos entre otras cosas. La meditación se encuentra vinculada a diferentes religiones, y está concentrada más que todo en lo espiritual. Es posible encontrar diferentes tipos de meditación, entre ellos Vipassana, Metta o Kundalini.

El diseño gráfico y estas prácticas 

Los creativos han encontrado en la meditación esa claridad mental que se necesita al momento de realizar su trabajo. También los diseñadores han mostrado una postura bastante empática cuando se trata de comunicar por medio de gráficos, temas sobre la espiritualidad, el amor propio, entre otros. 

Del mismo modo, el diseño se ha visto involucrado en la creación del branding, aporte de productos y servicios cuya finalidad es promocionar dichas prácticas. En simultáneo, las empresas emplean la meditación y el mindfulness como estrategia de marketing. 

Claridad mental, meditación y creatividad

Existen diseñadores que han descubierto en su camino profesional y tras el uso del branding, que pueden escribir con dibujos de manera directa o conceptual, tras lo cual definen su trabajo como esa posibilidad de diferenciarse al encontrar un mensaje clave de conexión entre la creación y a quien le llega dicho mensaje.

En el combo exitoso se encuentra como líder la meditación, donde algunos lo logran a través de la práctica de yoga kundalini, este es un tipo de meditación que apoya a la mente y guía al cuerpo por medio de las técnicas de respiración, mantras, mudras y enfoque. 

La práctica de kundalini es sumamente versátil y permite mayor conexión con la creatividad mediante sonidos, posturas, yoga y la experiencia en sí. Ayuda a desconectarse de lo abrumador y exigente que puede ser lo creativo  para encontrar un lado neutro de balance y conectarse conmigo mismo.